Última edición Staff Links Contacto Instituto Clínico de Buenos Aires Seguinos en FacebookSeguinos en Facebook
Consecuencias
 
Edición N° 19
 
Julio 2017 | #19 | Índice
 
La interpretación ¿manierista? [*]
Por Stella López
 

Stella LópezSituados en lo que implica el desplazamiento del punto de la aplicación en la práctica analítica del deseo al goce, surge ¿Cuál es el estatuto de la interpretación? ¿Cómo afectar un cuerpo vivo que goza y habla? Interesa en esta última enseñanza de Lacan la interpretación en sus efectos corporizados, "no hacemos hablar a un sujeto, sino a un cuerpo"[1]. La constatación del Uno del goce, implica el pasaje de eso quiere decir a eso goza.

La interpretación, definitivamente no está abierta a todos los sentidos, implica una operación de desarticulación con doble efecto: de sentido y de agujero[2].

Lacan es contundente "hacer sonar otra cosa que el sentido"[3]. Nada de sentido, como en el disparate, el chasco, sonido hueco, extravagancia.

Una práctica que apunta a ceñir lo real del síntoma. Lacan herético (prescinde del Nombre del Padre) en la práctica por "el hecho de haber reconocido en la naturaleza del sinthome, no se priva de servirse de usarlo lógicamente, es decir, de usarlo hasta alcanzar su real, al cabo de lo cual él apaga su sed"[4]. "Alcanza aquello que el goce conlleva, una opacidad imposible de reducir"[5]. La palabra, deviene la iteración de un acontecimiento de cuerpo producido por la pura percusión del cuerpo por la palabra. Hay palabras que aguijonean, otras no, algunas producen efectos–afectos, el cuerpo queda afectado por hablar o escuchar una interpretación; para lo cual es preciso que el cuerpo sea sensible "para que resuene este decir para que consuene"[6]. ¿Es preferible hablar de consonancia que de resonancia? El analista debe tener en cuenta que en eso que esta dicho existe lo sonoro y eso sonoro debe consonar con lo que es del inconsciente.

La interpretación justa extingue un síntoma–verdad, es especifica por ser poética, y "lo que extingue es la noción de lo bello"[7]. En la poesía hay una violencia que se ejerce sobre el uso común y corriente de la lengua a partir de la manipulación significante, se trata de otro tipo de retruécano, más vale una práctica sin valor[8]. Una resonancia a fundar en el chiste, que toca lo pulsional, la risa que no engaña, el Witz ligado a lalengua en su relación al cuerpo viviente y al vacío que cava, hacer resonar un vacío de significación.

¿El quid interpretativo?

El quod (lo que) sin el quid (qué) nos dice Miller[9] es explotado en literatura y el cine fantástico, se demora el quid, es el enigma el que destaca esa fractura, "en el lugar de la significación un vacío". En Joyce sus epifanías y enigma atañen al sinthomadaquin. Homófono a Santo tomas de Aquino, cuya estética de lo bello (consonantia, integritas, claritas) es torcida por Joyce, en la claritas (resplandor, forma) el busca la quidditas.

Las epifanías joyceanas, residuos metonímicos, jalones sin memoria que surgen como manifestación espiritual se corresponden al instante, en que la quiddidad, la cosa revela su esencia, el qué es, más allá de la apariencia. Se trata de la revelación directa entre el significante y lo real, sin velo.

En Joyce la epifanía disuelve el lenguaje, descompone el sentido, más próximo al manierismo "que contiene rasgos muy dispares, difíciles de reunir en un concepto unitario"[10]. Maniera es sinónimo de estilo. Uno de sus rasgos es el desvío con respecto a la norma[11]. Hauser explica que las proporciones y la significación temática de la figura no guardan relacion lógica. El manierismo surgido contra el ideal de belleza en el Siglo 16, no genera una perspectiva al infinito, a diferencia del Barroco. Pone en duda el saber y la verdad.

 
Bibliografía
  • Miller, J.–A., Sutilezas analíticas, Paidós, Buenos Aires, 2012.
  • Miller, J.–A., El ultimísimo Lacan, Paidós, Bs As, 2013.
  • Lacan, J., El Seminario, Libro 24, L'insu que sait de l'une–bevue s'aile a mourre, Inédito, Clase del 19 abril 1977.
  • Lacan, J., El Seminario, Libro 23, El sinthome, Paidós, Buenos Aires, 2012, p. 15.
  • Miller, J. –A., El ser y el uno. Inédito. Clase XIV 25 de mayo de 2011.
  • Miller, J. –A., y otros. Los inclasificables de la clínica psicoanalítica, Paidós, Buenos Aires, 1999.
  • Hauser, A., Historia social de la literatura y el arte. Tomo 2, Labor España 1993.
  • Gorostiza, L., "El manierismo del pase". Disponible en: http://www.eol.org.ar/template.asp?Sec=el_pase&SubSec=ensenanzas&File=ensenanzas/gorostiza_manierismo.html
 
Notas

* Trabajo presentado en las XXV Jornadas Nacionales de Carteles 2016 en La Plata, 10 de septiembre de 2016. El Cartel estuvo conformado por: Leonardo Gorostiza (Más Uno) Stella López, Adriana Wolfson, Cristina Coronel, Andrea Perazzo

  1. Miller J.A., Sutilezas analíticas, Paidós, Bs As, 2012, p.181.
  2. Miller J. A., El ultimísimo Lacan, Paidós, Bs As, 2013, p. 165.
  3. Lacan, J., El Seminario, Libro 24, L'insu que sait de l'une-bevue s'aile a mourre, Inédito, Clase del 19 abril 1977.
  4. Lacan, J., El Seminario, Libro 23,Paidós, Bs As, 2012, p. 15.
  5. Miller J.A., El ser y el uno. Inédito. Clase XIV 25 de mayo de 2011.
  6. Ibíd.
  7. Lacan. J., Op. Cit, p. 18.
  8. Lacan, J., Op. Cit. El Seminario, Libro 24.
  9. Miller, J.A., y otros. Los inclasificables de la clínica psicoanalítica, Paidós, Bs As, 1999, p. 23.
  10. Hauser, A., Historia social de la literatura y el arte, Tomo 2, Labor España, 1993, p. 14.
  11. Gorostiza, L., "El manierismo del pase". Disponible en: http://www.eol.org.ar/template.asp?Sección el_pase.
 
 
Kilak | Diseño & Web
2008 - | Departamento de psicoanálisis y filosofía | CICBA